jueves, 7 de marzo de 2013

LA MARINERA NACIÓ EL 8 DE MARZO DE 1879


LA MARINERA NACIÓ EL 8 DE MARZO DE 1879

                El Congreso de la República, mediante Proyecto de Ley 1508/2012-PE presentado por el Poder Ejecutivo, designó el 07 de octubre, como el ''Día de la Marinera'', fecha recordatoria del nacimiento de don Augusto Áscuez Villanueva, uno de los principales intérpretes de marinera y también para anteceder al Día de la Marina de Guerra del Perú, que se celebra cada 08 de octubre.
                Pero la marinera “nació” un  8 de marzo de 1879.
                La historia comienza en febrero de ese año mismo año: El día 14, tropas chilenas desembarcaron en el puerto de Antofagasta, entonces territorio boliviano.  Esa acción causó hondo rechazo en el Perú. En los periódicos de la fecha se pueden leer versos llenos de premonitoria ira contra Chile:

Antes que Chile
Con saña impía
Nos lleve en pos
Ruega por nos
Santa María
Madre de Dios

Chile no duerme
Cada vapor trae
A lo menos
Un notición
Tiene hoy un hambre
Bárbaro, atroz,
De esos que dicen
¡Catalico!

¡¡Salitre!! Grita
Con gran furor;
Tarapacá?
Corococó¡
Valiente gallo
Como él no hay dos:
General Prado
Golpe al tambor!



Antes que Chile
Con saña impía
Nos lleve en pos,
Ruega por nos
Santa María
Madre de Dios.

Tiene más conchas
El tal Chile hoy,
Y más agallas
Que un tiburón:
Caimán parece
Tendido al sol
Queriendo darnos
Un tarascón

Oreja y ceja
Por estribor
Perú valiente
Mucha atención,
No hay que dormirse;
Y aquí entre nos
General Prado
Golpe al tambor!

(Sigue)

OTRA:

Que me perdone el gobierno
Mi refranear sempiterno:-
Que siempre es bueno un consejo
Aunque sea de un conejo

Que no será cosa incierta
Con Chile que no es babieca
Afirmar a ciencia cierta:-
Que lo que es en arca abierta…
Seguro que el justo peca

Si mi afán a tanto alcanza
Que ya por poco no migro,
Es que se va mi esperanza:-
Pues dicen que en la tardanza…
Se puede hallar el peligro.

(Sigue)

                Esos versos fueron publicados en “El Nacional”, diario en que Abelardo Gamarra “El Tunante” publicaba su columna “Rasgos Pluma” (es probablemente que él fuera el autor) y antecedieron al siguiente artículo –cuya autoría podría presumirse también de Abelardo Gamarra– que puede ser considerado como la partida de nacimiento de la marinera. Lo cito íntegramente y creo es la primera vez que esto sucede. (Se han llegado a escribir libros sobre la marinera pero sin haber leído esa edición de “El Nacional”):

      No más chilenas.- Los músicos y poetas criollos tratan de poner punto final a los bailes conocidos como chilenas; quieren que lo nacional, lo formado en el país no lleve nombre extranjero: se han propuesto bautizar, pues, los bailes que tienen el aire y la letra de lo que se llamaba chilena, con el nombre de Marineras.
      Tal título tiene su explicación:
      Primero, la época de su nacimiento será conmemorativa de la toma de Antofagasta por los buques chilenos, cuestión marina.
      Tendrá la alegría de la marina peruana al marchar al combate, cuestión marina.
      Su balance gracioso imitará el vaivén de un buque sobre las ajitadas [sic] olas. cuestión marina.
      Su fuga será arrebatadora, llena de brío, endiablada como el combate de las dos escuadras, si llega a realizarse, cuestión marina.
      Por todas estas razones, los nuevos bailes se llamarán pues, marineras en lugar de chilenas.
      El nombre no puede ser más significativo, y los músicos y poetas criollos se hallan ocupados en componer para echar a volar por esas calles, letra y música de los nuevos bailes que se bailan, como las que fueron chilenas y que en paz descansen.
      Sabemos que nuestro fecundo poeta nacional José Alvarado se ocupa en escribir una letra para ponerle música, con aquella sal que tanto le ha conquistado la simpatía de los que han saboreado sus producciones.
      El que compuso cuando la cuestión española aquella celebrada canción, cuyo último estribillo es ja, je, ji, jo, ju, y en que habla del combate del 2 de Mayo,  imposible parecía que no fuese de los primeros en componer una marinera, pues este es el título genérico, cuyo título aun no conocemos.
      Los aficionados a lo criollo están de plácemes.
      El caballero Núñez del Prado, que sin tener conocimiento de una nota musical, es un excelente tocador de piano y un músico de inspiración, pues conocemos romanzas, serenatas y vals y otras piezas musicales debidas a su talento músico, escritas con sentimiento y expresión; este caballero, repetimos, está poniendo música a la siguiente letra, que indudablemente tiene la imperfección de ser de las primeras:

        LA ANTOFAGASTA
              Marinera
Dedicada al Chico Terencio

Ven acá, sol de mi vida
Ven salitrera de mi alma,
Que aunque tu madre no quiera
Tú serás mi Antofagasta.

Desde que te he dado un beso
En ese tu lindo pico
Ya no me importan tus padres,
Negra, yo te revindico. [sic]

Te reivindico, ñata
Flor de canela
Cofrecito de alhajas
Mi salitrera.

Que sí que noque cuando,
Ya voy, que me están peinando.

Mientras que vienen por ti
Déjame comerte a besos,
Ámeme cielo sin nubes
Que después emplumaremos.

Déjame mirar tus ojos
De mi amor, blanca azucena
Ábreme tu corazón
Que allí están mis salitreras.

Mis salitreras, vida,
Vida de mi alma
Tu eres toditita,
Mi Antofagasta

Que sí que no que cuando,
Ya voy, que me están peinando.


                De lo anterior se puede desprender lo siguiente:
  1. Que la propuesta es llamar “marinera” a todo un conjunto de bailes –tondero excluido– “que tienen el aire y la letra de lo que se llamaba chilena”.

2.       Que este cambio de denominación es anterior a la declaratoria de guerra. La fecha oficial de la declaratoria de guerra es el 5 de abril, pero en “El Nacional” del 2 de abril de 1879 se publicó lo siguiente:

“Por telegrama fechado ayer 1º de Abril en Valparaíso, nos informa la Agencia de la Compañía en ese puerto que Chile declara la guerra al Perú.
Lima, 2 de Abril de 1879,
Ernani L. Bathalha,
Gerente
Nota.- Las personas que deseen verificar la autenticidad de dicha noticia pueden dirigirse a ésta Agencia.
Las imprentas se han visto igualmente invadidas por multitud de personas que ansiaban tener conocimiento de las últimas noticias recibidas.
Nadie ha visto con desagrado la provocación de los usurpadores de Antofagasta, antes bien se han felicitado de ella.
      Todo el mundo ha esperado con ansia llegar a ese resultado.
      Pudiéramos haber dicho en vista de la inquietud general:
“Todo el mundo se alborota
Los ciegos van dando gritos
¿Qué anuncian esos malditos?
Sin duda alguna derrota”
Lo más que probable de los quijotescos chilenos, que al final y al cabo parece que hallará la norma de su zapato.
Por fin.- vaya pues

3.       Que Abelardo Gamarra  es el autor de la letra de La Antofagasta que tiene la imperfección de ser una de sus primeras marineras. (Las estrofas que comienzan con “Desde que te he dado un beso” y “Déjame mirar tus ojos”, no tienen, en esa marinera, la estructura de la seguidilla: 7 y 5 versos, sino son octosílabos).

4.       Que la música de esta marinera la creó el señor de apellido Núñez del Prado, cuyo nombre no se menciona.
La marinera surgió en el ambiente bélico-triunfalista que se vivió en Lima en ese entonces. Los días siguientes continuaron apareciendo en los periódicos artículos y versos del mismo tono. El 15 de ese mes, es decir una semana después de la aparición del artículo arriba citado, se publicó en “El Nacional” lo siguiente:

Marineras.- Las marineras han comenzado a hacer furor.
El simpático Alvarado ha compuesto la siguiente letra a la que ha puesto música.
¡Bravísimo, poeta popular, bravísimo,  bravísimo!
Sabemos que se ocupa en escribir algunas otras marineras, este festivo poeta.
Lo celebramos infinito.
“El chico Terencio”, tiene también en campaña algunas marineras preciosísimas.
Ya las publicaremos

CIRUELAS DE CHILE
           MARINERA
Letra y música de José Alvarado                   
                    1ª.
Ya no te quiero chilena
Porque me causan recelo
Tu conducta, nada buena
Y el jugo de tu ciruelo…!

Aunque en rica canasta
Me des ciruelas,
Con lo de Antofagasta
Me desconsuelas...!

Me desconsuelas, ñata
Corre, ve y dile
Que por las salitreras
Da un ojo Chile.
Cara–coles–sin comba
Roto toro, saldrá bomba.

                       2ª.
Cuando yo estuve en la escuela
Me enseñaba el a, b, c,
Un roto maestro-ciruela
Más testarudo que usté!

Decía con voz hueca
Sobre el pupitre:
“Chile quiere manteca,
Guano y salitre!”

Guano y salitre, mamá
Como si fuera
Coger conchas y yuyos
En la ribera
Ahí se vasu flota
Con los rotos… siempre rota


                   3ª
Hoy las peras y ciruelas
Caro cuestan a Bolivia
Y los huasos tantas muelas
Las pasan por agua tibia!

Si no hay pero que valga,
Los bolivianos
Les lanzarán su galga
Con ambas manos

Con ambas manos, taita
Pongan curtiembre
Los que asocian sus glorias
De su Setiembre
Dime –Chile–¿qué hay de eso?
Ya no me gustas- por leso!

                   4ª
De fanfarronadas basta,
No me inflames el carrillo
Pues si marcho a Antofagasta
Tengo que hacerte huesillo!

Si tus ciruelas tienen
Miel hasta el hueso,
Mis huesillos contienen
Trampa con queso.

Trampa con queso, mi alma
Ya te lo digo
Invasor codicioso
No es buen amigo!
Linche –con lonche–en lancha
Cuidado con la revancha!

               
El cambio de denominación no fue automático –no podría serlo- sin embargo rápidamente fue aceptado. En el “Diario Oficial”, uno de los periódicos que publicaron los chilenos durante la ocupación de Lima, del 20 de enero de 1883 se encuentra este anuncio:

Teatro Principal función organizada por el célebre tenor cómico señor Serrano, a beneficio  de la familia Mellet que perdió todo en un incendio.
                      PROGRAMA
                ¡EL RELÁMPAGO!
                ¡Canción cómica!
                CASTILLOS EN EL AIRE
                LA MARINERA
                (Concluirá el espectáculo con la aplaudida MARINERA bailada por el gracioso profesor PAUL).


                Rodrigo Chocano en su libro ¿Habrá jarana en el cielo? Cita a Carlos Vega quien en su muy documentado libro La Zamacueca escribe:

“Para el 9 de agosto de 1883 se anuncia [en El Comercio de Lima] que la pareja de baile Ortega-Iglesias ejecutará en el Salón del Comercio el "baile de la Marinera, muy apreciada»... y dos días antes se promete "el aplaudido baile 'la Cueca' por la pareja José Ortiz y la Srta. Iglesias". Muy interesante resulta observar que, en la crónica del día siguiente, el diario comenta la ejecución de la tal Cueca pero dándole el nombre de Marinera: "La pareja de baile Ortega estuvo como siempre muy bien y dejó contentos a todos los aficionados y a los que no lo son a la popular marinera".
El 21 de febrero de 1883 las carteleras indican que en la zarzuela "Por amor al prójimo o mueran los negreros" se bailarán Tangos y danzas cubanas y, además "El popular baile 'La Zamacueca' por la pareja Sánchez-Ortega". Una semana antes, en el teatro principal, "La Samacueca" se bailará, pero con S inicial. Y el 21 de enero de 1883, en el Teatro del Callao, "Paul bailará la aplaudida 'Marinera' con la gracia que le es propia". (Vega 1953:89. En Chocano 2012:107-108)

                Veinte años después, Abelardo Gamarra en su libro Rasgos de Pluma, publicado en 1899 reivindicó ser el autor de la iniciativa “bautizar los bailes que tienen el aire  y la letra de lo que se llamaba chilena” con el nombre de Marineras:

“No vamos á escribir un estudio acerca del baile nacional: el presente artículo, es una simple notación, que acompaña, a la pieza musical que ofrecemos á los lectores de esta obra.
El baile popular de nuestro tiempo se conoce con diferentes nombres: se llama tondero, moza mala, resbalosa, baile de tierra, zajuriana y hasta el año 79 era más generalizado llamarlo chilena: fuimos nosotros los que, una vez declarada la guerra entre el Perú y Chile, creímos impropio mantener en boca deI pueblo y en sus momentos de expansión semejante título y sin acuerdo de ningún concejo dé Ministros,  y después de meditar en el presente título, resolvimos sustituir el nombre de chilena por el de marinera; tanto por que en aquél entonces la marinera peruana llamaba la atención del mundo entero y el pueblo se hallaba vivamente preocupado por las heroicidades  del “Huáscar”; cuanto por que el balance, movimiento de popa, etc., etc., de una nave gallarda dice mucho con el contoneo y lisura de quien sabe bailar, como se debe, el baile nacional” (Gamarra 1899:25-27).

                                                                                                                                                                                                  
                Gamarra, al parecer no recordaba exactamente la fecha y motivaciones de la iniciativa del 8 de marzo de 1879. La marinera que publica en “Rasgos de Pluma” (escrita por Rosa Mercedes de Ayarza en compás de 2/4) lleva precisamente ese nombre. En una segunda publicación de la partitura, años más tarde,  apareció como “Marinera” (La Decana), bautizada por el pueblo con el nombre de “La concha de perla” y luego se hizo popular como “La concha’e perla” o “La conchaperla”. Esa marinera ya no portaba ardores bélicos en su letra, como las primeras, ni tampoco la rígida estructura en sus versos:

“RASGOS  DE  PLUMA”
        Marinera
Acércate preciosa 
que la luna nos invita
sus amores a gozar. 
 
Acércate preciosa 
Concha perla de mi vida,
como no la brota el mar.

Abre tu reja
por un momento
decirte deja
mi pensamiento

 Si oyes benigna
mi inspiración
si la crees digna ¡zamba! 
de tu atención 
ahora no te vas 
si tienes plata maña te irás 
ahora no te vas 
si tienes plata maña te irás 
si no la tienes mándate mudar
 
Abre tu reja
por un momento
decirte deja
mi pensamiento
 
 Si oyes benigna
mi inspiración 
recibe en premio 
la fineza de mi amor 
de la luna el resplandor 
¡Ay! la fineza de mi amor